Surgido en el 2009, Encuentro Coatza es un gesto cultural gratuito coordinado por ciudadanos pertenecientes al movimiento católico de Comunión y Liberación, que se desempeñan principalmente en empresas de distintos giros comerciales y asociaciones civiles, y trabajan en una amistad colaborativa con artistas, productores y promotores culturales locales. Tiene como finalidad promover a través de la cultura, el arte y el entretenimiento, lazos sociales de buena convivencia e inspirar a los ciudadanos a contribuir a una mejor sociedad, además de generar diálogo. 
Durante la rueda de prensa para presentar el evento a los periodistas, Oliverio Gonzalez afirmó: “Vivimos en una sociedad que tiende a juzgar al otro, muchas  veces sin conocerlo. Encuentro Coatza promueve la posibilidad de conocernos mejor, conocer las coincidencias fundamentales que necesitamos para vivir. Sabemos que el medio para hacer el bien comun es la amistad y la única forma para crecer es un diálogo constructivo. Lo que está pasando en el mundo con los conflictos en Ucraina y Tierra Santa, nos reclaman una amistad social”. 
En Fratelli tutti, el papa Francisco enseña: “Estamos hechos para una amistad que va más allá de simpatías y coincidencias, cuyo horizonte es el mundo. Podemos llamarla una «amistad cívica», que da forma a la convivencia social, a la política y a las relaciones internacionales. En una sociedad plural que tiende al conflicto, necesitamos urgentemente esta amistad que implica una continua y apasionada comunicación recíproca entre aquellos que, siendo diferentes, buscan encontrarse y reconocerse.” 
Encuentro Coatza es una plaza abierta al encuentro con el otro, a la sorpresa de una nueva humanidad y a la busqueda incalzable de un bien comun. Todo eso se ha realizado por medio de actividades artísticas como el teatro o la musica; muestras y conferencias en torno a temas tales como política, migración, cultura, educación.
Para entender un poco más de este evento, platicamos con Oliverio.

Simonetta: ¿Cómo surgió Encuentro Coatza, por qué surgió y por qué en Coatzacoalcos?

Oliverio: Alrededor del 2009 Amedeo Orlandini vino a Coatzacoalcos como Visitor y como era normal en él, empezó a desafiarnos y cuestionarnos sobre la realidad que estabamos viviendo. Eramos un grupo de jóvenes trabajadores, y en aquel entonces en Coatza estabamos en plena campaña electoral para elegir al alcalde; en una aquellas reuniones a mi casa, les pregunté, como Amedeo lo había hecho conmigo, sobre los candidatos y nos dimos cuenta que sabíamos poco de ellos y lo poco era por la prensa. Así que decidimos tomar el riesgo y hacer un encuentro con ellos, para conocerlos en persona y preguntarles por temas para nosotros importantes como la familia, el trabajo y el aborto. Y decidimos pedirle a nuestro obispo que nos acompañara junto con la Pastoral Juvenil. Y aceptó, igual que los candidatos. No pudimos hacer un debate porque el IFE lo prohibía, pero hicimos un diálogo, haciendo a los tres candidatos las mismas preguntas. 
Todo nació dentro de una Compañía que te desafía, que te provoca. Y después de este desafìo quedamos muy contentos y quicimos continuar. Con otros amigos del Movimiento descubrimos Encuentro Madrid y el Meeting y decidimos hacer algo así. Y en 2011 nace formalmente Encuentro Coatza, con el título provocativo “¿Qué es la familia?”. Fue de un solo día, pero tuvimos grandes testimonios: un amigo de “familia para el acogida” que vino desde España, Padre Gianni, que fue hijo adoptivo y dio su testimonio, Pedro Lara, padre de tres hijos. Allí empezó esta hermosa aventura.
Simonetta: Por lo que entendí, no es un evento a nivel nacional (como el Meeting) sino que se refiere al territorio de Veracruz o ¿más específico a la ciudad de Coatzacoalcos?

Oliverio: Sí, efectivamente, es un gesto local, pero tiene una mirada global. Por cuanto se refiere a los temas, nos guiamos por el Meeting y por Encuentro Madrid (este año, por ejemplo, los dos eventos tenían como base el tema de la amistad); y es muy bonito, porque es como reconocer una filiación, ser parte de estos dos grandes eventos. Por ejemplo, cuando participamos en encuentros internacionales conocimos a Guarnieri y Vittadini y les hablamos de lo que estabamos haciendo en México y ellos valoraban nuesta iniciativa y nos daban consejos. Nos dijeron que hagamos todo a nuestra medida pero sin miedo a poner temas internacionales. Y es muy importante, porque ellos nos enseñan un camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *